El testimonio como herramienta de marketing

El testimonio como herramienta de marketing

El testimonio como herramienta de marketing

Es un hecho que el testimonio o la reseña que haya dejado un cliente sobre su experiencia con una marca puede hacer la diferencia entre comprar algo o no comprarlo. Y es importante entender por qué sucede esto.

Siempre sentimos inseguridad cuando nos encontramos con algo nuevo, y también aplica para los negocios. Cuando vemos una oferta de un producto o servicio en la web o redes sociales, bien sea por contenido orgánico o por un anuncio con el que nos topamos, nos queda el «gusanito» de si vale la pena adquirirlo o no.

Obviamente, aunque el juicio racional es un elemento importante, hay que considerar que nuestras decisiones de compra se basan en factores emocionales más que racionales, aunque digamos lo contrario.

Entonces, cuando se tiene la oportunidad de contar con la historia de otros, aumenta la posibilidad de concretar la compra si esta experiencia fue favorable.

Los testimonios funcionan porque sirven como validaciones que nos brindan confianza acerca de marcas y negocios que no conocemos. Por eso se aprovechan en todos los escenarios donde una marca requiera vender lo que ofrece: desde los infomerciales en televisión hasta el marketing de contenidos en plataformas digitales.

Ahora, en un mundo donde muchos negocios pagan a extraños para que dejen una reseña positiva sobre una marca que nunca han probado, es importante la diferenciación.

Por eso, un testimonio confiable debe cumplir con ciertos requisitos que permitan a la marca mantener una reputación positiva sobre lo que hace. Hablemos un poco de ello.

 

¿Qué incluye un testimonio efectivo?
  • Datos 100% reales y auténticos de quien compra: NO debe falsearse ninguna información bajo ningún motivo.
     

  • Foto o vídeo de la persona contando su experiencia: testimonios de solo texto son más propensos a ponerse en duda.
     

  • Debe mostrar cómo era la situación de la persona antes de la experiencia con la marca.
     

  • Beneficios que obtuvo la persona al adquirir el producto o servicio: Si son tangibles y medibles, mejor.
     

  • Debe apoyarse en recursos de storytelling: Esto permitirá un mejor enganche con el testimonio y su veracidad.

     

    Sé que en muchas oportunidades es difícil pedirle al cliente un testimonio sobre lo que ofreces, pero la mayoría de las veces la gente es bastante abierta a aceptar la solicitud. Esto sucede porque a las personas normalmente les gusta sentirse incluidas por las marcas.

    Si deseas hacerlo más fácil -y más creíble- empieza con tus clientes recurrentes, pues ellos tendrán muchas razones para contar su experiencia a otros. Y algo muy importante: no deberías usar recompensas para obtener un testimonio. He visto casos de negocios que compensan con bonificaciones o extras a quienes aporten su valoración sobre la experiencia con algún producto o servicio.

    Para lograr un testimonio efectivo, invita a tu cliente a responder más allá del simple «¿Qué te pareció nuestro producto/servicio?». Busca que te cuente cómo cambió su vida o cómo resolvió un problema al comprarte. Luego puedes compartirlo en tu web y redes sociales, aprovecha las historias destacadas de Instagram o incorpóralas en tu canal de YouTube si son en formato de vídeo, por ejemplo.


    Nunca olvides que la prueba social es importantísima para aumentar las probabilidades de venta. No tiene nada que ver con aprobación pero está comprobado que confiamos en las recomendaciones de nuestros pares: familiares, amigos, mentores y colegas para tomar nuestras decisiones.

    Si este artículo te ha parecido útil, te invito a seguirme en Instagram, donde podrás leerme hablar sobre redes sociales, comunicación digital y emprendimiento. También estoy disponible a solo un clic por si necesitas ayuda con la comunicación de tu marca o negocio. ¡Hasta la próxima oportunidad!

    Testimonio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *