4 errores habituales al plantear estrategias de marketing

4 errores habituales al plantear estrategias de marketing

4 errores habituales al plantear estrategias de marketing

Es posible que alguna vez hayas ejecutado estrategias de marketing sin obtener resultados satisfactorios. Ante tal escenario, es muy fácil frustrarse y no sentarse a analizar los motivos del fracaso de tu estrategia, e incluso abandonarla por completo.

Cualquier medida tomada sin la planificación adecuada puede traducirse en una pérdida de tiempo y dinero, y que esto suceda en un contexto que lo que busca es justamente ahorrar recursos y maximizar ganancias es casi mortal.

Increíblemente, la mayoría de las veces las acciones de marketing no funcionan porque se cometió alguno de los siguientes errores al plantear la estrategia inicial:

 

 1  No tener objetivos claros

Los objetivos son la base de todo. Si en un principio no tienes idea de qué es lo que necesitas alcanzar, es posible que tomes decisiones incorrectas sobre los pasos a seguir. No está de más decir que es importante aplicar correctamente el método SMART para definición de objetivos, y por supuesto, entender para qué es necesario el logro de los mismos.

Esto último quiere decir que cada objetivo debe ser específico (S), medible (M), alcanzable (A), realista (R) y limitado en el tiempo (T). Yo utilizo una fórmula para redactar los objetivos usando el método SMART:

Verbo en infinitivo + indicador a medir + % o número + tiempo + beneficio a recibir

Veámosla mejor en el siguiente ejemplo: «Alcanzar 5000 visitas en mi sitio web al cierre del mes de febrero de 2021 para potenciar el reconocimiento de marca». Es importante acotar que el orden de los elementos en la fórmula debe tener sentido al formularse el objetivo, pero lo ideal es que esos cinco elementos estén incluidos.

 

 2  No medir el proceso o los resultados de las acciones

Sin un control, evaluación y análisis de los números obtenidos en cada etapa de la estrategia, es muy difícil saber si realmente hubo éxito o no. Es necesario registrar los avances logrados en el camino para tomar decisiones oportunas que permitan saber si se puede continuar o se debe pivotar.

Antes de empezar debes saber qué medir y evaluar para saber si en el camino todo marcha bien o si hay que pivotar de estrategia.

Por ende, es importante escoger las métricas adecuadas según tu objetivo: por ejemplo, si tu acción es para motivar al aumento del engagement, debes evaluar cantidad y calidad de los comentarios recibidos, likes, compartidos y otros indicadores similares.

 

 3  No tener un mensaje claro que permita el éxito de las acciones

Los mensajes de marketing deben estar engranados de manera efectiva con los objetivos de la estrategia (intención, llamados a la acción) y con la audiencia (tono, lenguaje, contexto). Si estos son ambiguos o definidos de forma aleatoria, es muy posible que los resultados finales no sean tan favorables.

Para que esto suceda, cada pilar de contenido de la estrategia debe estar enfocado en comunicar aquello que permita lograr los objetivos planteados. Esto quiere decir que no pueden estar aislados del plan maestro que le permita a la marca ser rentable y sostenible en el tiempo, y lo mismo aplica para cada publicación que se plantea.

 

 4  No ser constante con las acciones estratégicas

Cada vez es más común el interés de personas y negocios en alcanzar metas de forma muy rápida (seguidores, conocimiento, ventas, fama, reconocimiento, entre otras tantas). Este sentido irracional de inmediatez hace que muchos hagan lo que planteé al inicio de este artículo: abandonar estrategias que están bien encaminadas porque ven que no alcanzan números grandes en cortos periodos de tiempo.

Lamento informarte que en el marketing las cosas no funcionan así. Las acciones requieren de constancia, persistencia e incluso, resistencia… de esto te podrás dar cuenta una vez que concluyes con éxito tu primera estrategia. Y recuerda: Muchas veces los atajos para lograr metas rápidas se traducen en victorias efímeras.

 


Algo muy importante: esta es una situación que le puede suceder a muchísimos estrategas y dueños de negocio, así que lo importante es verificar y corregir para evitar que se repita constantemente. Ahora, cuéntame: ¿has caído en alguno de estos errores alguna vez? Te leo en los comentarios.

Como de costumbre, aprovecho para invitarte a seguirme en Instagram, donde podrás leerme hablar sobre redes sociales, comunicación digital y emprendimiento. ¡Hasta la próxima oportunidad!

Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *